Skip to content

Deutsches Roulette | Barbara Köhler

Twitter
Facebook
Google+
http://www.eldorsodelascosas.javiersanchezarjona.com/deutsches-roulette-barbara-kohler/

El arte es, ustedes lo recuerdan, un ser marionetesco, yámbico-pentápodo, y — esta propiedad está refrendada también mitológicamente por la alusión a Pigmalión y su creatura— falto de hijos.
Bajo tal especie, constituye el objeto de una conversación, que tiene lugar en un cuarto, no, pues, en la Conserjería, una conversación que, esto lo barruntamos, podría ser proseguida sin fin si nada interviniese.
Pero algo interviene.

Paul Celan1

Este pretexto, tomado de Meridiano –el discurso de Paul Celan con motivo de la concesión del Premio Büchner en 1960– expone la estrategia principal que Barbara Köhler pone en práctica en su obra: la intervención (poética). También en Deutsches Roulette (“Ruleta alemana”), su primer poemario: partiendo de la difusa frontera entre el yo y el tú –desdibujada en un nosotros a su vez desleído–, efectúa calas en la realidad heredada del lenguaje, lo desarma y con estas ruinas compone una manera distinta de entender el tiempo y el espacio que supere disyuntivas o conjunciones artificiales. Y de esta forma nos sitúa en la frontera, sin cruzarla.

¿Se anda, entonces, cuando se piensa en poemas, se anda con poemas por tales caminos? ¿Son estos caminos sólo caminos en círculo, rodeos de ti a ti? Pero son también, a la vez, entre tantos otros caminos, caminos por los cuales el lenguaje adquiere voz, son encuentros, caminos de una voz a un tú que percibe, caminos creaturales, proyectos de existencia acaso, un anticipado enviarse hacia sí mismo, en busca de sí mismo… Una suerte de regreso al hogar.2

Pero, ¿qué sucede cuando el hogar deja de existir? ¿A dónde vamos?

Lengua sinpaís. La ruleta alemana concluye con Rien
ne va plus.
Sigue hablando. En qué tenerse.
Mutuamente bienpues; somos ya poco nosotros. Hasta este
plural es hipótesis. Al menos: en mi letra manu-
scrita advierto trazos ajenos. Hasta mecano-
grafío mis cartas: legibles.
Vivibles, también. Sigue hablando3

Deutsches Roulette es una intervención, impuntualidad extendida, compás para la espera. Extensión del umbral: »Die Revolution vom Herbst geht weiter: Gleiche Kaffepreise für alle!« («La Revolución de Otoño continúa: ¡café al mismo precio para todos!»), reza la cita que antecede a la primera parte. Es el lema de una campaña de promoción de mayo de 1990, meses después de la Caída del Muro de Berlín y del inicio de la desintegración de la República Democrática Alemana; meses antes de la firma del Tratado 4+2 entre las potencias aliadas y las dos Alemanias: entre dos estados. Barbara Köhler viene de Bürgstadt, Sajonia, antigua República Democrática Alemania para, en esta antesala –en el momento previo a que la bola eche a rodar–, elevar el azar a la máxima potencia: en una tensión insoslayable entre el yo y el tú.

Deutsches Roulette | Barbara Kohler
Frankfurt a. Main: Suhrkamp, 1991

En el espacio intersticial en el que Deutsches Roulette ubica a Dresde, la frontera se convierte en un lugar privilegiado (…diafórica…) para suspender tiempo y espacio. Su carácter liminar se manifiesta en las recurrencias temáticas de las que se compone el libro (el río Elba, la frontera, el muro). En el diálogo intertextual con Friedrich Hölderlin, Ingeborg Bachmann, Heiner Müller, Bertolt Brecht, Giuseppe Ungaretti, William Shakespeare, Georg Büchner… La estructura compositiva se hace eco de esta disposición radicalmente dialógica:

Poema

me llamo tú porque así la distancia
entre nosotros transcurre como piel
sobre piel no se nos
distingue inseparables lo uno
y lo otro la frontera es
la lesión el paso
una herida abierta tú me llamas
yo quién de los dos dice
aquí tienes tú un cuchillo
hazme mi corte.4

«Gedicht» –el título del poema– significa literalmente “condensar”. Y lo condensado es amalgama. Así también en este poema, que sólo cuenta con un signo de puntuación en su cierre: el resto, coalescencia, es sintaxis confundida. Deutsches Roulette es una buena muestra del juego pronominal, alotrópico, tan característico de la poética de Barbara Köhler. Sus estrategias de irritación sintáctica van desde recursos clásicos como el encabalgamiento a la cita intertextual, pasando por el quiasmo:

El final es
del comienzo lo próximo.
Crespón tomado de los espejos
ver venir la propia cara
en la EscaleraMecánica metro Kálvin tér
un desgarro un espasmo DeseoDolor
hasta que se acaba el lugar
se llama Pest ante los espejos
en la PasteleríaLukács
sentada estoy y escribe
en la PasteleríaLukács
se llama Pest ante los espejos
hasta que se acaba el lugar
un desgarro un espasmo DeseoDolor
en la EscaleraMecánica metro Kálvin tér
ver venir la propia cara
Crespón tomado de los espejos
del comienzo lo próximo.
El final es5

La estructura quiasmática –también presente en poemarios posteriores de Köhler6– marca el confín que es simultáneamente canal y cumbrera. «Quien anda de cabeza, señoras y señores, —quien anda de cabeza tiene al cielo como abismo bajo sí.»7 El co-lapso es el meandro en el que se suspende, se sobrepasa, lo dicho por bocas ajenas:

Localización

aquí llevo mi camino y soy la meta
salgamos
las calles sin árboles apuntan
a un cielo de abyecta esperanza…8

La confusión pronominal define el hábitat en el que ya no hay que tomar partido, sino sólo partirse, situar se. Retrato reflexivo:

Autorretrato

YO ME PRESENTO ante hechos consumados (el muro a la espalda adumbrado en la cabeza la mano entre los muslos pedir a gritos mundo): opaco lo que a veces destapo camuflaje de cierta tendencia a ser TRANSPARENTE para no desaparecer me convierto en agent provocateur en tercera persona YO ES EL REFLEJO DE MI REFLEJO: ÉL ELLA ELLO el presente inconsumado como forma temporal de toda revuelta contra lo dicho según las reglas de la gramática alemana torturada de callar hablo yo de mi vida me vierto palabra a palabra y habría que volver a lavar los cuellos – ESTO SE ME PARECE9

En el caso de Deutsches Roulette la deixis es reflexiva. Y así identifica, delimita la terra ignota del sistema pronominal, lo difuso del yo. Por eso nos hace ver que las fronteras son espacios verticales («Die Mauer war auch nur eine vertikale Ebene» 10), que son líquidas, pero que están localizadas. Literariamente: Electra, Ofelia, Undine, Bachmann… Topográficamente: el Elba, Dresde y un mar que sólo se cita en ausencia (»Niemals-Meer«, «Nunca-Mar»).

Los ríos aquí no se cree que quieran ir al mar.
Al Elba de Dresde no se le ve el Atlántico ni tampoco las mareas.
Aquí hay bajamar, dice alguien.
Y un pez muerto, combado, se asoma y cae al agua inopinadamente: la luna. Contemplan cuatro mujeres.11

Y el río quieto –trasunto de Estigia–  sirve de espejo. En él refleja la luna los rayos del sol. En él se abre el abismo azul del cielo que Büchner descubre en su retrato inconcluso de la locura de Lenz. Con estos juegos especulares, con la confusión pronominal y las estrategias de irritación sintáctica Köhler compone documentos espacio-temporales pero concebidos de forma dialéctica: como lugares inexistentes, atemporales. En sus poemas leemos, entre líneas, un «severo lamento sobre aquellos que reconocen el tiempo y el espacio como coordenadas de la felicidad»12. Porque lo que contemplamos en las «contra-palabras»13 de  Deutsche Roulette es en el fondo la búsqueda del confín del comienzo en la contigüidad discursiva. Situados sobre un puente de Dresde (el Blaues Wunder), contemplando el cielo que fluye a nuestros pies en un río cuya corriente parece haberse detenido:

DAS BLAUE WUNDER

Desde el puente nos distinguimos
mutuamente en el espejo sombrío
del agua a nuestros pies fluye
el cielo sobre nosotros14

 

 

Notas al pie

  1. «Die Kunst, das ist, Sie erinnern sich, ein marionettenhaftes, jambisch-fünffüßiges und – diese Eigenschaft ist auch, durch den Hinweis auf Pygmalion und sein Geschöpf, mythologisch belegt – kinderloses Wesen.
    In dieser Gestalt bildet sie den Gegenstand einer Unterhaltung, die in einem Zimmer, also nicht in der Conciergerie stattfindet, einer Unterhaltung, die, das spüren wir, endlos fortgesetzt werden könnte, wenn nichts dazwischenkäme. Es kommt etwas dazwischen.» (Paul Celan, Dankrede zum Georg-Büchner-Preis. Traducción de Pablo Oyarzún publicada en Proyecto patrimonio.)
  2. »Geht man also, wenn man an Gedichte denkt, geht man mit Gedichten solche Wege? Sind diese Wege nur Um-Wege, Umwege von dir zu dir? Aber es sind ja zugleich auch, unter wie vielen anderen Wegen, Wege, auf denen die Sprache stimmhaft wird, es sind Begegnungen, Wege einer Stimme zu einem wahrnehmenden Du, kreatürliche Wege, Daseinsentwürfe vielleicht, ein Sich-vorausschicken zu sich selbst, auf der Suche nach sich selbst… Eine Art Heimkehr.« (Paul Celan, Dankrede zum Georg-Büchner-Preis. Traducción de Pablo Oyarzún publicada en Proyecto patrimonio.)
  3. Sprache Ohneland. Deutsches Roulette endet mit Rien / ne va plus. / Sprich weiter. Woran sich halten. / Aneinander nunja; wenig genug sind wir. Sogar dieser / Plural eine Hypothese. Immerhin: in meiner Hand- / schrift erkenne ich die Züge von anderen. Selbst Briefe  / tippe ich mit der Maschine: lesbar. / Lebbar, das auch. / Sprich weiter
  4. Gedicht

    ich nenne mich du weil der Abstand
    so vergeht zwischen uns wie Haut
    an Haut wir sind nicht
    zu unterscheiden zu trennen eins
    und das Andere die Grenze ist
    die Verletzung der Übergang
    eine offene Wunde du nennst mich
    ich wer von uns beiden sagt
    hier hast du ein Messer
    mach meinen Schnitt.

  5. Das Ende ist
    dem Anfang am nächsten.
    Trauerflor von den Spiegel nehmen
    das eigene Gesicht kommen sehn
    auf der MetroRolltreppe am Kálvin tér
    eine Verzerrung ein Spasmus LustSchmerz
    dann ist es vorbei der Ort
    heißt Pest vor den Spiegeln
    in der LukácsKonditorei
    sitzt ich und schreibt
    in der LukácsKonditorei
    heißt Pest vor den Spiegeln
    dann ist es vorbei der Ort
    eine Verzerrung ein Spasmus LustSchmerz
    auf der MetroRolltreppe am Kálvin tér
    das eigene Gesicht kommen sehn
    Trauerflor von den Spiegel nehmen
    dem Anfang am nächsten.
    Das Ende ist
  6. En Blue Box encontramos incluso un poema titulado precisamente “Chiasma”.
  7. »Wer auf dem Kopf geht, meine Damen und Herren, – wer auf dem Kopf geht, der hat den Himmel als Abgrund unter sich.« Paul Celan, op. cit. Traducción tomada del mismo sitio.
  8. Ortung

    hier geh ich meinen gang und bin das ziel
    los denn
    die baumleeren straßen verweisen
    auf einen himmel verworfener hoffnung…

  9. Selbstportrait

    ICH STELLE MICH VOR vollendete tatsachen (die Mauer im rücken halbdunkel im kopf die hand zwischen den schenkeln nach welt schreien): undurchsichtig was ich gelegentlich durchschaue als tarnung einer gewissen abneigung TRANSPARENT zu sein um nicht zu verschwinden tauche ich unter agent provocateur in der dritten person ICH IST DAS SPIEGELBILD MEINES SPIEGELBILDS: ER SIE ES die unvollendete gegenwart als zeitform jeglicher revolte gegen das gesagtsein nach den gesetzen deutscher grammatik gefoltert vom schweigen rede ich um mein leben bringe mich wort für wort um kopf und kragen müßten mal wieder gewaschen werden – DAS SIEHT MIR ÄHNLICH

  10. Köhler, Barbara. «À la recherche de la révolution perdu. Ein innerdeutscher Monolog.» Kreuzwort (Verano 1992): pp. 17-18, p. 17.
  11. Den Flüssen hier glaubt man nicht, daß sie ins Meer wollen.
    Der Elbe bei Dresden sieht man den Atlantik nicht an und nicht die Gezeiten.
    Hier ist Ebbe, sagt jemand.
    Und ein gebogener toter Fisch hängt drüber fällt unversehens ins Wasser: der Mond. Vier Frauen in Betrachtung.
  12. »Wir lesen eine strenge Klage über diejenigen, die Zeit und Raum als Koordinaten des Glücks anerkennen.«  Drossel Brown, Cordula: “«Die Mauer war auch nur eine vertikale Ebene» Barbara Köhlers Gedichte”, Colloquia Germanica, Vol. 27, No. 1 (1994), pp. 25-35, p. 28.
  13. «Es la contra-palabra, es la palabra que rompe el “hilo”, la palabra que ya no se inclina ante los “mirones y los caballitos de gala de la historia”, es un acto de libertad. Es un paso.» (»Es ist das Gegenwort, es ist das Wort, das den »Draht« zerreißt, das Wort, das sich nicht mehr vor den »Eckstehern und Paradegäulen der Geschichte« bückt, es ist ein Akt der Freiheit. Es ist ein Schritt.« Paul Celan, Dankrede zum Georg-Büchner-Preis.)
  14. DAS BLAUE WUNDER

    Von der Brücke erkennen wir
    einander im dunklen Spiegel
    des Wassers unter uns fließt
    der Himmel über uns

Be First to Comment

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas y de nuestra política de cookies (pinche el enlace para mayor información).